Electroforesis

La electroforesis es una técnica para la separación de moléculas (proteínas o ácidos nucleicos) según la movilidad de estas en un campo eléctrico a través de una matriz porosa, la cual finalmente las separa por tamaños moleculares y carga eléctrica, dependiendo de la técnica que se use. Los ácidos nucleicos ya disponen de una carga eléctrica negativa, que los dirigirá al polo positivo, mientras que las proteínas se cargan con sustancias como el SDS (detergente) que incorpora cargas negativas de una manera dependiente del peso molecular. Para la separación se usa un gel de agarosa o poliacrilamida (fibras cruzadas, como una malla). Al poner la mezcla de moléculas y aplicar un campo eléctrico, éstas se moverán y deberán ir pasando por la malla, por la que las pequeñas se moverán mejor, más rápidamente. Así, las más pequeñas avanzarán más y las más grandes quedarán cerca del lugar de partida.

Diálisis

La diálisis es un proceso por medio del cual se produce un filtrado artificial de la sangre. En éste, se retiran los elementos tóxicos del torrente sanguíneo cuando los riñones han perdido su capacidad. Este sistema suele utilizarse en pacientes que padecen de insuficiencia renal, pero también sirve para remover de manera más rápida las drogas o sustancias tóxicas en situaciones agudas.

Cuando una persona ha perdido el 90 por ciento de la función renal, se le considera un enfermo de insuficiencia renal crónica. Para este caso existen dos tipos de diálisis: la hemodiálisis y la diálisis peritoneal.

La diálisis peritoneal elimina las toxinas del organismo por medio de una membrana que recubre los órganos de la cavidad abdominal llamada peritoneo. En este tipo, se le infunden soluciones especiales que contribuyen con la eliminación de las toxinas, se mantienen ahí por un lapso de tiempo y luego son drenadas. Este tipo de diálisis puede hacerse desde la casa, pero debe realizarse todos los días.

En la hemodiálisis, la sangre pasa a través de un aparato que realiza el filtrado. La mayoría de los pacientes se someten a hemodiálisis durante 3 sesiones cada semana y cada sesión dura de 3 a 4 horas. En cuanto a su efectividad, ambos sistemas son iguales, sin embargo los pacientes tienden a preferir este último.

Antes de realizar una diálisis es fundamental controlar: la presión sanguínea, la temperatura, la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, el peso, hacer una evaluación del tórax y un examen del acceso venoso. Es importante tener en consideración que el proceso es bastante largo y tedioso. En el caso de los niños es especialmente necesario disponer de juegos o elementos que los distraigan como libros o programas de televisión.

Los riesgos inmediatos que implica la diálisis son: hipotensión, infecciones, desequilibrio de electrolitos, sangrado en el sitio del acceso, náuseas y vómitos, calambres, reacción al dializador, embolia gaseosa, e isquemia o arritmia cardíaca (se refiere a los latidos cardíacos irregulares)

Electrodiálisis

La electrodiálisis es un proceso de separación electroquímica en el que las membranas cargadas y una diferencia de potencial eléctrio se usan para separar especies jónicas y otros componentes no cargados de una solución acuosa. La electrodiálisis hoy en día es utilizada ampliamente para la desalación del agua salobre y, en algunas zonas del mundo, es el proceso principal para la producción de agua potable. Aunque de mayor importancia. la desalación del agua y producción de sal de mesa no son las únicas aplicaciones significativas (Leitz, 1976; Leitz y Eisenrnann, 1981). El desarrollo del nuevo intercambio jónico de membrana con mejores selecúvidades, menor resistencia eléctrica y con propiedades térmicas, químicas y mecánicas mejoradas ha generado recientemente un gran interés en las aplicaciones de la electrodiálisis, especialmente en las industrias de la alimentación, medicamentos y procesos químicos, así como en biotecnología y en el tratamiento de aguas residuales (Korngold, 1984; Escudier, Cottereau y Montounet, 1989).

La electrodiálisis en el sentido clásico puede utilizarse para llevar a cabo varios tipos de separación general, tales como la separación y concentración de sales, ácidos y bases de soluciones acuosas (Nishiwaki, 1972; Korngold, 1978, Schoeman y van Staden, 1991; Sehoeman, 1992), la separación de iones monovalentes de iones polivalentes y múltiples componentes cargados (Nishiwaki, 1972) y la separación de componentes iónicos de moléculas no cargadas (Ahlgren, 1972a, 1972b). La electrodiálisis ligeramente modificada se usa todavía para separar mezclas de aminoácidos o incluso proteínas (Strathmann, 1992). La electrodiálisis también se usa para producir ácidos y bases de las sales correspondientes, cuando se combina con la disociación de agua eléctricamente forzada en las membranas bipolares (Mani, 1991).


En muchas aplicaciones, la electrodiálisis está en competencia directa con otros procesos de separación como destilación, intercambio iónico, ósmosis inversa y varios procedimientos cromatográficos, Para ciertas aplicaciones hay muy pocas alternativas económicas a la electrodiálisis. Aunque este proceso es conocido en principio desde hace más de ochenta años, la utilización a escala industrial comenzó hace veinticinco años. La electrodiálisis clásica o estándar unidireccional se desarrolló durante los años cincuenta. Sin embargo, durante las dos décadas y media pasadas la característica principal ha sido el desarrollo del proceso de polaridad inversa que se conoce como electrodiálisis inversa (EDI) (Katz, 1977).

Esta técnica ha desplazado virtualmente a la electrodiálisis urndireccional de la mayoría de las aplicaciones de agua salobre y ha ganado un significativo cupo en estemercado (Katz, 1977). El último énfasis en el desarrollo de la electrodiálisis es la aplicación de electrodiálisis bipolar para recuperación de recursos y control de la contaminación (Mani, 1991; Scott, 1990).