Universidad del Valle de México Coyoacán

Identidad del profesional de ciencias de la salud

 

El concepto de Identidad Profesional no es un tema fácil de abordar, puesto que en sí mismo el concepto de identidad es un término polisémico, que implica diferentes concepciones filosóficas, antropológicas y pedagógicas. No obstante, la identidad es un elemento crucial en el modo como las personas, y en el caso que no ocupa las ciencias de la salud, configuran, construyen y significan la propia naturaleza de su trabajo.

En efecto, la identidad profesional no surge espontáneamente ni se obtiene de manera automática sino que se construye a través de un proceso complejo, dinámico y sostenido en el tiempo, que resulta de la generación de colectivos críticos que articulan, a partir de la reflexión conjunta, sistemas simbólicos, experiencias y representaciones subjetivas, en el contexto de la realidad construida en la escuela. Además, este proceso de construcción comienza en los programas de formación inicial y continua a lo largo de toda la vida profesional de una persona.

Así, el término identidad sólo se puede lograr tomando en consideración que la identidad personal y profesional es a la vez una construcción subjetiva y una construcción social. En otras palabras, se distinguen claramente dos dimensiones, la identidad para sí (percepciones y creencias) y la identidad para otros (pacientes, padres, colegas, etc.). Esta dualidad constitutiva, se configura diariamente en el juego recíproco de los actores en sus espacios de representación o de práctica.

Es decir, dicho proceso de identidad profesional fluctuaría entre el reconocimiento de su propia identidad personal como profesional y la construcción de un proyecto de identidad profesional relacionado directamente con los saberes específicos de su profesión y las prácticas relativs de su ejercicio profesional.

No obstante lo anterior, los documentos que hoy se pueden analizar, con respecto al como los profesionales de ciencas de la salud configuran su propia identidad profesional, dan una respuesta parcial a los desafíos y responsabilidades que hoy deben enfrentar en sus prácticas profesionales, estos documentos se hacen insuficientes, como elemento explicativo "de lo qué es y de lo que hace un profesional de ciencias de la salud".

 

La identidad profesional se manifiesta en término de roles u ocupaciones. El individuo elige un área de la realidad y dentro de esa área una especialidad que le atrae y decide estudiar para acceder a un título que lo habilite a ejercer un rol con el cual esa persona se ha identificado.

No nos identificamos con carreras, sino con personas que cumplen funciones relacionadas con esas carreras, porque la elección depende de las identificaciones con esas personas que fueron para nosotros significativas.

La identidad profesional es un proceso selectivo de sucesivas identificaciones con distintas personas que hemos tenido oportunidad de conocer, tanto reales como imaginarias, que desempeñaban un rol.

Es un proceso en el que se jerarquizan y valoran algunas actividades y se descartan e ignoran otras, porque el sujeto se ha identificado selectivamente con ellos.

De esta manera un individuo va formando su perfil de quién desea ser en el ámbito del trabajo, que es aquel en el que cree que va a poder desempeñarse mejor, participar, crecer y en el que imagina que va a sentirse más útil e integrado.

Este modo de conexión con la realidad, voluntario o no, mezclado con fantasías que lo idealizan y que se anticipa a situaciones, ambientes, intercambios, relaciones y posibilidades, es el acercamiento que la persona necesita para comenzar a insertarse en el mundo; porque la identidad profesional es lograr el encuentro entre el yo y el mundo con la posibilidad concreta de participar en forma creativa desde una perspectiva laboral.

La imagen ambigua, difusa y desdibujada de alguien que se encuentra perdido entre una multitud de posibilidades comienza a tomar forma más definida y busca adaptarse desde un determinado ámbito a los estilos de vida de la sociedad en que vive.

Se trata de un proceso que no es ni fácil ni rápido pero que no se detiene, marcado por un constante dinamismo de la conducta.

La identidad profesional es un objetivo logrado después de haber transitado por una gran cantidad de obstáculos, de haber tenido que sortear la tentación de rendirse a distintas presiones sociales o a la inercia o de haber intentado negarse a ver las posibilidades reales que puede brindar un trabajo.

El proceso no registra solamente avances sino también retrocesos, momentos de desesperanzas, de desilusiones, de dudas, que sólo se irán despejando a medida que progrese el desarrollo de la identidad personal.

La elección de una profesión está determinada por factores conscientes e inconscientes. Los factores conscientes se resolverán a través del proceso mientras que los inconscientes, o sea los profundos, las tendencias desconocidas internas y los conflictos, permanecerán fuera de la competencia de esta disciplina.

La identidad profesional se desarrolla como un proceso que se inicia con la elección de carrera, que recién se manifiesta cuando se asume el rol profesional y cuando éste se puede ejercer en forma personalizada, o sea con compromiso personal y con creatividad.

Ejercer el rol en forma personalizada implica no alienarse en él, pero lograr ser persona y profesional a la vez tomando la suficiente distancia para poder mantenerse objetivo y sin dejar de involucrarse como persona, siendo plenamente consciente y manteniendo los propios valores.

Atreverse a ser creativo en una profesión es la prueba más contundente de haber logrado una identidad profesional genuina y sólida.

 

©Derechos reservados "Apuntes Científicos" 2011 - 2012