Universidad del Valle de México Coyoacán

El proceso motivacional

La motivación tiene que ver con las razones que subyacen a una conducta determinada. De hecho, este concepto viene siendo utilizado por los psicólogos a la hora de describir las fuerzas que actúan sobre, o dentro de un organismo, para iniciar y dirigir la conducta de éste. Por tanto, el proceso motivacional viene constituido por una serie de fuerzas que permiten la ejecución de conductas destinadas a modificar o mantener el curso de la vida de un organismo mediante la obtención de objetivos que incrementan las probabilidades de supervivencia, tanto en el plano biológico, como en el plano social

La motivación es una variable intangible, cuya presencia debe ser inferida a partir de ciertas manifestaciones mostradas por el individuo. Además, dicho proceso motivacional está impregnado de aspectos biológicos y culturales de los que es muy difícil prescindir. Así, gran parte de los desafíos adaptativos a los que se enfrenta el ser humano tienen connotaciones sociales, pues es la sociedad, con el tinte cultural que en ella predomina, la que va imponiendo ciertas peculiaridades que orientan las necesidades biológicas y las necesidades psicológicas en un determinado sentido.

Por otra parte, la motivación se refiere a un proceso dinámico e interno, que puede implicar cambio o variabilidad. Esta variación o variabilidad motivacional se hace evidente de dos posibles formas, es decir, en términos de cantidad o intensidad y en términos de cualidad o tipo. Por lo que respecta a la variabilidad en intensidad, implica un cambio en la movilización de energía, así como en la cantidad de esfuerzo que se dedica para la acción, lo que viene a determinar lo robusta o débil que es la motivación. Por otra parte y con referencia a la variabilidad en la cualidad, implica una selección de la dirección para la ejecución de la acción, permitiendo establecer de qué modo específico o hacia qué meta concreta se dirige la acción. Por tanto, la cualidad se refiere al tipo de motivación.

El aspecto relacionado con la intensidad de la motivación puede variar desde la letargia extrema hasta la máxima alerta, manifestando una relación directa con lo que los psicólogos han denominado arousal o activación.

En cuanto a los estímulos que hacen que un individuo se active, se puede diferenciar entre fuentes internas y fuentes ambientales. De esta manera, algunos estímulos ambientales pueden provocar una respuesta involuntaria en el individuo, apreciándose que la intensidad de la respuesta es proporcional a la intensidad del estímulo. Por otro lado también se puede producir la conducta motivada en un individuo como consecuencia de determinados estímulos internos, que adquieren connotaciones psicológicas, tales como los impulsos, las necesidades y los deseos.

Las fuentes internas de motivación vienen determinadas por una serie de factores propios de cada individuo, entre los que destacan los siguientes:

  • Historia genética, que se refiere a los efectos que ha ido ejerciendo el proceso de la evolución sobre la especie humana. De manera que la selección natural puede haber favorecido la existencia y mantenimiento de ciertos motivos básicos que se encuentran íntimamente relacionados con la supervivencia.
  • Historia personal, que viene dada por la experiencia que arrastra un individuo desde el nacimiento. Tales experiencias van configurando el bagaje de los eventos que estimulan y motivan a un individuo, de los incentivos que atraen a ese individuo y de las conductas mediante las que puede alcanzar dichos incentivos. De este modo, los juicios referidos a lo que es placentero o displacentero, se basan en la experiencia que ha tenido un individuo en situaciones similares y ,consecuentemente, a partir de esos juicios, el individuo se sentirá motivado para aproximarse o alejarse de un determinado evento.
  • Variables psicológicas, que vienen dadas por la individualidad y el carácter único de los seres humanos. En el plano motivacional esta especificidad viene dada por la atracción o motivación de los seres humanos por ciertos estímulos particulares, que no tienen por qué coincidir con los de otros seres humanos. En este sentido, el ser humano tiene la capacidad para buscar e incluso crear determinados ambientes particulares que le permitan satisfacer sus necesidades psicológicas, entre las que destacan la motivación para el logro, la motivación de poder y la de ayuda.

Por lo que respecta a las fuentes ambientales que motivan la conducta, se refieren a los distintos estímulos que, desde fuera del individuo, ejercen su influencia sobre éste. Se trata de incentivos que son considerados como estímulos motivadores de la conducta. La cantidad de incentivo, la cualidad específica del mismo, así como la lejanía temporal de su consecución, son factores a considerar para comprender la motivación de un individuo.

Teniendo en cuenta lo anterior, se puede afirmar que la conducta motivada se produce por la interacción conjunta de los eventos internos y de los eventos ambientales. Por tanto si alguno de esos dos componentes no se produce, o está presente pero de forma deficitaria, es muy probable que no se produzca la conducta motivada.

Para concluir, se puede afirmar que el proceso motivacional siempre incluye los componentes biológicos, cognitivos y de aprendizaje presentes en una determinada persona. De tal manera que es la interacción mutua de dichos componentes entre sí y con el medio ambiente, la que posibilita una determinada activación y dirección en la conducta motivada.

El poeta Mario Benedetti, escribió los siguientes versos, en los que dejó entrever cierta predilección por las personas internamente motivadas:

“Me gusta la gente que vibra,
que no hay que empujarla,
que no hay que decirle que haga las cosas,
sino que sabe lo que hay que hacer
y que lo hace.
La gente que cultiva sus sueños
hasta que esos sueños se apoderan
de su propia realidad”.

 

En resumen podemos definir las 4 fases del proceso de motivación como sigue:

  • En la primera fase, la persona debe de identificar aquellas carencias que tenga, entre las cuales se clasifican según Abraham Maslow: (haz click para ver piramide) fisiológicas, de seguridad, sociales, de estima y de autorrealización.
  • Una vez que se detectaron, para la segunda fase se van a buscar los medios para poder reducirlas o en su caso cumplirlas.
  • En la tercera fase la persona va a elegir el medio por el cual va a satisfacer sus necesidades, siendo este, la mejor opción y que mejor le convenga al individuo.
  • Para la cuarta fase se echan manos a la obra, es decir, poner en práctica la manera en que podrán reducir o cumplir su necesidad, todo esto incluye un esfuerzo y una constancia para un logro satisfactorio.
  • Después de lo anterior, se verá cuál fue el resultado y para lo tanto, si se cumplió el objetivo planteado, de ser así, creara una satisfacción y si no se ha logrado, seguirá sintiendo la escasez. Todo esto para la quinta fase.
  • Por último, la persona va a reconsiderar sus necesidades para poder dar inicio nuevamente al proceso.

Se debe tener en cuenta que todo este proceso, va a depender y ser diferente para cada persona porque cada uno tiene su personalidad, diferentes objetivos, logros, desempeño, etc. y es la verdadera base para la motivación. Esto es lo padre, porque si no sería aburrido y al lograr una satisfacción, nos sentimos motivados para lo cual se verá reflejado tanto en las acciones y desempeño que traerá una mejor productividad.

 

©Derechos reservados "Apuntes Científicos" 2011 - 2012